CORRESPONDENCIA / A LA GRACIA DE DIOS

Posted by on Jun 12, 2017 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Unos reyes se paseaban en su carroza por sus dominios y en un pueblo encontraron a un hombre que estaba en el patí­bulo a punto de morir. Los reyes se compadecieron y pidieron al verdugo que le perdonara. El les dijo que había que pagar 1.000 monedas de oro en efectivo. Los reyes pusieron todo lo que tení­an a la mano, y luego el pueblo también se animó.  Solo faltaba una moneda de oro y el verdugo no le soltaba. A al­guien se le ocurrió que el condenado se mirase y buscase para ver si tení­a algo. Y, en efecto, encontró la moneda que falta­ba.

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad