CREDO / DEVOCION HASTA LA MUERTE

Posted by on Jun 15, 2017 in Historias y Anécdotas | 0 comments

En el siglo XIII aun vivían numerosos herejes maniqueos en el norte de Italia que cre­an en dos dioses. Uno bueno que ha creado el mundo del espíritu y otro malo que ha creado la tierra. En una familia de esta creencia en Verona habí­a un niño llamado Pedro (nacido en 1205) que por diversas conveniencias fue enviado a estudiar en una escuela católica. Cuando su tío le preguntó que había aprendido ese dí­a, el niño respondió con las palabras del Credo: “Creo en un solo Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra”. Su familia trató de hacerle cambiar de idea, pero fue en vano.

A los quince años fue a la Universidad de Bolonia, donde se junto con santo Domingo, y el resto de su vida la pasó predicando a los herejes maniqueos del norte de Italia. Cada dí­a al levantar el cáliz en la Misa rezaba así­: “Concédeme, Señor, morir por ti que no dudaste en hacerlo por mí”.

Fue a sus 47 años cuando dos maniqueos planearon raptarlo para asesinarlo. Con un golpe de hacha en la cabeza lo derriba­ron. El se levantó poniéndose de rodillas, mojó un dedo en su sangre y escribió en el suelo: “Credo in Deum”. Los asesinos entonces le atravesaron el corazón.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad