GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Aug 9, 2017 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Al ser admitido san Lorenzo de Brindis en el convento, en la primera entrevista que tuvo con el padre prior capuchino, éste le fue poniendo a la vista las mortificaciones de la orden: comer pobremente, dormir sobre una tabla dura, etc., y le exhortaba a que volviese a casa, pues, perteneciendo a una familia noble, no podría sobrellevarlas.

— Padre mío —le respondió el joven —, en mi celda, ¿tendré un crucifijo?

— Lo hallaréis en vuestra celda y en todos los claustros del convento.

— Entonces, padre — añadió resuelto el joven —, abridme la puerta.

 

Con un crucifijo ante los ojos se puede sobrellevar todo.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad