GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Sep 13, 2017 in Historias y Anécdotas | 0 comments

  En sus primeros tiempos, san Ignacio fue encarcelado en Salamanca por sospecha de herejía. Alguien fue a verle y le expresó su sentimiento por tal desgracia.

 ¿Desgracia? dijo san Ignacio. Poco amor a Cristo debe de tener usted en su corazón si considera una desgracia llevar cadenas por su causa. Le aseguro que en toda Salamanca no hay bastantes grillos y cadenas como los que yo deseo llevar por amor a Jesucristo.

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad