GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Nov 8, 2017 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Antonio María Claret, en la fiesta de la Ascensión del año 1870, apuntó entre sus propósitos: «La tierra será un desierto para mí; mis pensamientos, afectos y suspiros se dirigirán al cielo. He de ser como una vela que arde, gasta la cera y luce hasta que muere. Los miembros gustan de unirse a su cabeza, el hierro al imán, y yo a Jesús.»

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad