DISCIPLINA

Posted by on Feb 1, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Los admirables resultados a que puede llegar tal atención se ven por el caso de Mozart, que a los catorce años oyó en la capilla Sixtina el célebre Miserere de Allegri, cuya partitura se guardaba celosamente para que nadie pudiese reconocerla, y después de la función él logró transcribirla por completo.

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad