EDUCACION

Posted by on Mar 5, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Se dice que Stanley, el gran explorador de África, hasta en el corazón de los bosques vírgenes, donde pasaba semanas enteras sin ver a un hombre civilizado, no dejaba de afeitarse un solo día. De tal modo sabía respetarse a sí mismo.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad