GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Mar 1, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Porfirio, obispo de Gaza, llega a Constantinopla en los tiempos del emperador Arcadio. Lleva una empresa dificilísima de conseguir. El santo obispo desmaya y apenas alienta una mínima esperanza. Quiere una orden de destrucción de todos los templos paganos que hay en su diócesis. El emperador se ha negado siempre a peticiones parecidas. Hay todavía demasiados gentiles en el imperio, y aunque cristiano, por razón de estado, ha de permitirles su culto.

Pero, estando. Porfirio en la ciudad, le nace al emperador un hijo: Teodosio. Con toda pompa le llevan a. bautizar a la iglesia. Toda la ciudad le acompaña. A Porfirio se le ocurre una idea. Escribe la petición en un pergamino y lo ata a las manecitas del niño. Al final no escribe más que estas palabras: « ¡Por tu hijo!» Al volver de la iglesia, el emperador ve el pergamino y lo desata; le hace gracia aquella petición, la primera que se le hace por su hijo, y escribe al margen esta palabra: «¡Concedido!»

Me acuerdo de esta historia todos los días. La Iglesia obra lo mismo que el obispo de Gaza. Tiene que pedir cosas muy difíciles a Dios, pero en sus ruegos escribe siempre esta palabra: «¡Por tu Hijo!» Per Dominum nostrum….! ¿Qué va a hacer el Señor, sino escribir al margen: «Concedido»? Por eso no hay oración más eficaz que esta oración oficial de la Iglesia. Repetidla muchas veces y pedidlo todo por el Hijo de Dios.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad