GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Mar 14, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Había en Florencia una muchacha mundana y vanidosa que, con sus procaces vestidos, arrastraba a muchos jóvenes al fango. Un día, revolviendo el guardarropas, encontró un viejo crucifijo. Mientras lo miraba atentamente, le pareció oír una voz que salía de sus llagas: «Cristo murió por tus pecados.» Estalló en amargo llanto. Renegó del mundo e inició una vida verdaderamente edificante. Mas al cabo de algunos años se olvidó del Crucificado, y volvió a caer en el abismo.

Astuta por la primera experiencia, para impedir un nuevo encuentro con el crucifijo, todos aquellos que encontró en casa los echó al fuego. Pero Dios no la abandonó. Contemplándose cierto día en el espejo, por virtud divina, en lugar de su agraciado rostro vio el de Cristo, triste, desfigurado y sangrante en la cruz. Se convirtió definitivamente e hizo penitencia de sus pecados. Pero, para no descuidar el sacrificio y la virtud, tenía siempre delante de su vista a Jesús crucificado. Perseveró y se hizo santa: santa María de los Ángeles.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad