EGOISMO

Posted by on Apr 9, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Era una pradera matizada de flores. Sobre ella tendieron una alfombra y en la alfombra reclinaron a un niño. Parecía un ángel caído del cielo que dormía a los rayos del sol, arrulla­do por los ángeles cantores. Un perro amigo se acercó, y el niño comenzó a acariciarlo tendien­do hacia él sus bracitos inocentes. El perro fue encontran­do suave la alfombra y se acostó en ella. Después de muchas vueltas se acomodó, pero como la alfombra era pequeña y el perro grande, éste fue poco a poco empu­jando al niño con mucha suavidad. El niño se opo­nía, pero inútilmente.

         Al fin, de un último empujón el niño rodó por la pradera y el perro quedó solo y encantado en la alfombra.

         Es lo que hacen los egoístas en la vida. ¿No cabríamos todos en la alfombra de la tierra?

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad