GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Apr 4, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Relato histórico que cuenta un testigo ocular: Entrábamos a la ciudad X para ocupada. Los del ejército enemigo, antes de darse a la fuga, para acabar con un soldado que tenían prisionero, lo clavaron de pies y manos a la puerta de un corral y allí lo dejaron para que desesperadamente agonizara. ¡El cuadro era para no ser visto! Chorreando sangre y retorciéndose nerviosamente, lanzaba ayes lastimeros.

Tardía había sido nuestra llegada, y el pobre murió en sus tormentos.

Han pasado años, pero el tiempo no logrará borrar de mi mente la imagen. Para contemplar la pasión de Cristo no necesito otro texto ni otros tormentos que los de su crucifixión. La visión aterradora del pobre soldado agonizando en un mar de dolores me acerca mucho a los dolores de Cristo clavado al madero de la cruz.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad