ESPIRITU OPTIMISTA

Posted by on May 7, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Un hombre perdió el tren dos veces en el mismo día y se alegraba porque aún había un tercero. El mismo, una tarde, matando mosquitos, se cayó de espaldas al suelo del cuarto desde una repisa alta. Tres días después todavía le dolía el golpe; pero se alegraba de que por lo menos le habían quedado sanos los huesos y la cabeza. La cosa fue bastante desagrada­ble, pero pudo haber ocurrido algo peor.

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad