GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on May 9, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Dicen que en la isla de Helgoland, en medio de las olas que braman, olas agitadas del mar del Norte, hay un pequeño arenal. Nadie vive allí. No hay en él más que un cementerio silencioso. No puede haber desolación mayor. No puede recibirse impresión más desconsoladora.

En aquel pequeño cementerio son sepultados los muertos desconocidos cuyo cadáver fue arrojado por el mar a las costas de la isla. El mismo nombre del cementerio habla de tanto dolor. Se llama el «Cementerio de la simpatía.» No se sabe quiénes son; no se sabe de dónde vinieron, no se sabe quién los llora en su casa. No hay mayor soledad en la tierra.

¡Ah! Pero en estas soledades de la tierra no falta el consuelo del cielo. En medio de aquellos muertos olvidados, i se levanta una cruz! Y de esa cruz sale una voz dulcísima que dice a esos cadáveres sin patria: «¡Yo soy la resurrección y la vida!»

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad