GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on May 30, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

.  Érase una vez un príncipe muy bueno que tenía todo lo que quería; sus vasallos le adoraban y hacían todo lo posible para que estuviera contento y viviera feliz.

Un día un cortesano vio que el príncipe, con expresión triste, miraba por la ventana a lo lejos.

Por favor —le dijo el vasallo —, no os pongáis triste. ¿ Qué queréis de nosotros? Pues estamos dispuestos a todo para procuraras alegría y felicidad.

Vete al vecino reino, donde existe tanta miseria, y tráeme el traje más pobre y malo que encuentres, que quiero ponérmelo.

En eso nunca os obedeceré.

Es que quiero “redimirlos, y para este fin quiero ser como uno de ellos para que no me tengan miedo y me tengan confianza, y yo sea uno de los suyos. Abandonaré las riquezas de mi reino y de mi palacio y viviré con ellos a fin de darles mis bienes, mi alegría y mi felicidad.

Señor, si queréis que así se haga, yo también quiero ayudaros en tan noble empresa; dignaos aceptarme.

El príncipe es Jesucristo; los cortesanos son los santos y los patronos del cielo, pues colaboran con la obra de Jesucristo.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad