FAMILIA

Posted by on Aug 6, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Muchos deben pensar que para ser felices hace falta una buena cantidad de bienestar material y, por lo mismo, evitar los hijos a toda costa. Y no es que el bienestar material carezca de importan­cia. La tiene, pero no es algo fundamental. Lo que realmente hace felices a la personas es el amor, la cordialidad familiar. Un día regresa de la escuela una niña con más prisa de lo que es habitual en ella. Explica su rapi­dez a su madre: “Mamá, tenía tantas ganas de ver a mi herma­nito chiquito y gordito, y de jugar con él”. Esta sensación de felicidad no se la proporcio­nará el juguete electrónico más avanzado. Sucede lo que le dice la madre de esa niña y del pequeño gordito: “Los juguetes no aman. Los niños, en cambio, saben llenar la vida del mandatum novum”. (Cfr. Deutsche Tagepost, Wurzburg, 22‑IX‑81

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad