GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Aug 8, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Don Bosco recomendaba frecuentemente a sus jóvenes la devoción al ángel custodio. Uno de ellos, siendo albañil, oyó un día crujir el andamio sobre el cual trabajaba. Apenas tuvo tiempo de gritar:

Ángel mío, ayúdame.

 

Cayó del cuarto piso. Mas, a pesar de la tremenda: caída, salió ileso.

 

SANYO DIGITAL CAMERA

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad