GOTAS DE ESPERANZA

Posted by on Sep 12, 2018 in Historias y Anécdotas | 0 comments

Cuenta Plutarco que Anaxarco, hecho prisionero por Nicrocreonte, fue golpeado con un martillo de hierro y entretanto decía a su verdugo:

Hiere, hiere la carne y los huesos de Anaxarco, porque a él, a su alma, que es lo más valioso del hombre, no podrán llegar tus golpes.

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad