MARIA EN EL MISTERIO DE LA IGLESIA

Posted by on Sep 1, 2018 in Pensamiento del día | 0 comments

María, Madre de la Iglesia (cont.)

Jesucristo es hoy, como siempre, fruto de María. El cielo y la tierra lo repiten millares de veces cada día: Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Es indudable, por tanto, que Jesucristo es tan verdaderamente fruto y obra de María para cada hombre en particular, que lo posee, como para todo el mundo en general. De modo que, si algún fiel tiene a Jesucristo formado en su corazón, puede decir con osadía: “¡Gracias mil a María; lo que poseo es obra y fruto suyo, ¡y sin Ella no lo tendría!” Y se pueden aplicar a María, con mayor razón de la que tenía San Pablo para aplicárselas a sí mismo, estas palabras: Hijos míos, otra vez me causan dolores de parto hasta que Cristo tome forma en Uds. Todos los días doy a luz a los hijos de Dios hasta que se asemejen a Jesucristo, mi Hijo ver Gál 4,19), en madurez perfecta ver Ef 4.13 .

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

468 ad