Image Alt

Pensamiento del día

  /  Pensamiento del día

ALABAR A DIOS POR LA CREACIÓN   Salmo 8, Todo. Salmo 19 (18), 2 Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento; 3 el día al día comunica el mensaje, y la noche a la noche trasmite la noticia. 4 No es un mensaje, no palabras, ní su voz se puede ofr; 5

ALABAR A DIOS POR AGRADECIMIENTO   Tobías  12,6  Entonces Rafael  llevó aparte  a los dos y les dijo: "Bendigan a Dios y proclamen ante todos los vivientes los bienes que les ha concedido, para bendecir y cantar su Nombre. Manifiesten a todos los hombres las acciones de Dios, dignas de honra, y no sean remisos en confesarle

EL CULTO DE ALABANZA AGRADA A DIOS MAS QUE SACRIFICIOS DE ANIMALES   Salmo 50, l 3 ¿Es que voy a comer la carne de los toros, o a beber la sangre de los machos cabríos?  14 sacrificio ofrece a Dios de acción de gracias

SE EXHORTA I  Corintios 10,31  Por lo tanto, ya coman, ya beban o hagan cualquier otra cosa, hagan- lo todo para gloria de Dios. Colosenses 3, 16 La Palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza; instrúyanse y amonéstaos mutuamente; canten agradecidos a Dios en sus corazones con salmos, himnos y cánticos inspirados

Salmo  148, Todo. Salmo  150  1  ¡Aleluya! Alaben a Dios en su santuario, alábenlo en el firmamento de su fuerza; 2 alábenlo por sus grandes hazañas, alábenlo por su inmensa grandeza. Alábenlo con clamor de cuerno, alábenlo con arpa y con cítara, alábenlo con tambores y danza, alábenlo con laúd y flauta, 5 retumbantes címbalos, alábenlo con címbalos

Salmo  134  (133),  ¡Oh,  bendigan  a  Yahvé todos los servidores de Yahvé, que sirven en  la casa de  Yahvé, en  los atrios  de  la Casa del Dios nuestro! 2 [Por las noches alcen las manos hacia el santuario y ben- digan a Yahvé!  3 Bendígate Yahvé desde Sión, Él, que hizo los cielos y la tierra! Salmo

LA COMUNIÓN DE MARÍA CON JESÚS Asísteme en ese momento Santísima Madre de Jesús, con la dulce comitiva de tus vírgenes y con la sagrada congregación de todos los santos, como asististe hasta el final a tu amorosísimo Hijo que estaba por morir en la cruz, dado que, después de tu Hijo unigénito y Señor mío Jesucristo, no encuentro en

LA COMUNIÓN DE MARÍA CON JESÚS Oh única esperanza, gloriosa Virgen María, ven a mostrarme tu rostro, antes que mi alma abandone mi cuerpo; y "vuelve a mí tus ojos misericordiosos", con los que miraste muy a menudo con intensa alegría a Jesús, "el fruto bendito de tu vientre": ojos marcados por tantas lágrimas durante su pasión.