Image Alt

Historias y anécdotas

  /  Historias y anécdotas

Alberto Magno, que no sólo fue insigne maestro de sagrada Teología, sino que también conocía perfectamente la mecánica, construyó, según cuenta. la leyenda, un autómata que se movía, recibía a la gente e incluso hablaba. En ausencia del maestro, llegó un muchacho. Le abrió el autómata y le dio asiento. Asustado el muchacho, pidió socorro. Subió de

En 31 de julio de 1830 iba a morir en Toulouse un señor que estaba muy apurado porque tenía que restituir una fortuna y temía por su mujer y sus hijos. Mas su mujer, que lo notó, se presentó y le dijo: «Mira, querido esposo, salva tu alma y no te apures por nosotros, que ya nos

Un sacerdote que visitaba una familia negligente en religión se encontró en ella con un niño que daba de comer a un conejillo de Indias. - ¿Cuántas veces lo alimentas? - preguntó el cura. - Le doy una buena comida al día. Le gusta que se la dé yo mismo. Y el muchacho siguió explicando que recogía mondaduras de

¿Has hecho todo lo posible? - Me gustaría recordar un episodio de la vida de Curé d' Ars. Un joven sacerdote que trabajaba en una parroquia cercana fue a desfogarse con el santo Cura e decirle toda su amargura, porque, no obstante el trabajo que hacía, sólo veía escasos frutos pastorales, y se lamentó: "¡He hecho

El cardenal Hayes de Nueva York, contó el siguiente hecho al padre Heredias: A Mr. Thomson, agnóstico, que se había opuesto al bautismo de sus hijos, se le murió una hijita. Más adelante, habiéndose hecho católico, nos contó su pesar: - Ore usted por ella -le dijimos-. - ¿De qué puede servirle mi oración, si no tiene remedio? - Para

En el siglo IV, un sabio de celebridad mundial, pero de vida pecadora, vislumbró un día el justo modo de cotizar valores y estimar más el alma que cualquier otra cosa. y exclamó: «Han podido hacerla éstos y aquéllos, y tú, con tu ciencia, ¿por qué no podrás?» Esta frase hizo santo al gran san Agustín

Cada alma es como una viña en cuya salvación y santificación quiere el Señor que trabajemos con afán. U no de los métodos más dañinos con que el demonio pierde a los hombres es el de procurar que retrasen el trabajo de su salvación.   Dicen que una vez Satanás reunió en asamblea a todos los demonios con

.  San Juan Bosco dijo un día a uno, de sus jóvenes: — ¿Quieres ayudarme a hacer una cosa?   El joven respondió, contento: — ¡Ya lo creo; con mucho gusto!   Don Bosco se inclinó entonces hacia él y murmuró a su oído: — Ayúdame a salvar tu alma.   El joven se quedó pensativo y preguntó: — ¿De qué modo puedo ayudarle, padre mío?   —

En la parte meridional de África vi ve el pequeño pueblo de los bóers. En el año 1899 su nombre adquirió celebridad mundial por el heroísmo con que lucharon en la guerra contra los ingleses. Esta guerra tuvo por motivo la pretensión de Inglaterra de apoderarse de las valiosas minas de diamantes de los bóers. Estos