Image Alt

Historias y anécdotas

  /  Historias y anécdotas

Víctor Pradera, fusilado por los marxistas el 5 de septiembre de 1936, en el momento de la ejecución, mostrando un crucifijo a sus verdugos, exclamó: «No hay más verdad que esta que tengo yo en. las manos. Éste es el camino, la verdad y la vida. Jesús crucificado es la cumbre moral»

.  La Legión de María es una institución poderosa entre las católicos de China, y por eso mismo es la más perseguida.   Una joven legionaria fue citada por la policía: — ¿Tú vienes a firmar?           .           . — No; yo vengo a deciros que soy legionaria de María. Entonces el jefe trató de disuadida: razonamientos, promesas, halagos. Todo inútil.

Con fecha de 1 de julio de 1937, una persona envió desde la España roja a Roma esta información: «Innumerables son los casos en los cuales los cristianos han emitido el último suspiro diciendo: “¡Viva Cristo Rey!” No se ha hablado en Madrid ni siquiera de un solo caso de apostasía, antes, al contrario, con mucha frecuencia

En Tonking, un nuevo cristiano de 35 años de edad, llamado Khoa-Cuong, fue hecho prisionero a causa de su fe, fue azotado de modo que su sangre saltaba a borbotones y, después, se le cargó de pesadas cadenas y se le tuvo encarcelado durante meses. Finalmente se le condenó a que fuesen grabadas en sus mejillas,

Un saltimbanqui enseña una caja cerrada a los campesinos que le rodean atónitos y con la boca abierta en un día de mercado. -Aquí dentro, -dice-, está el remedio más eficaz contra las coces de mulo. Cuesta poco, muy poco y supone una fortuna. Muchos lo compran pero uno de los clientes le entran ganas de

En cierta ciudad una señorita tuvo el capricho de domes­ticar a su gato enseñándole a sostener con las patitas, mien­tras ella comía, un candelero que había sobre la mesa. Satis­fecha de esto, se lo contó a sus amigas, y como éstas no la creyesen, las convidó a comer. Una vez sentadas, subió el gato a una

El lobo roba y dispersa las ovejas, porque a unos arras­tra a la impureza, a otros inflama con la avaricia, a otros los hincha con la soberbia, a otros los separa por medio de la ira, a éste le estimula con la envidia, al otro le incita con el engaño. De la misma manera que el

Godofredo de Bouillon había asaltado veinti­cinco veces los muros de Jerusalén. Todo fue en balde. Ya sus soldados, presa del desa­liento, gemían: "¡Si no puede ser!" "¡Qué sí!" -Respondía el jefe; "¡Tiene que ser y será! ¡Quien tenga valor que me siga!" Por vigésima sexta vez se encarama con sus cruzados en las escalas arrimadas a los

Una nadadora intentó cruzar un canal de 10 millas. Venía queriendo parar donde las 6 millas. Su madre y entrenador en una barca. Mucha niebla a las 91/2, sin saber cuánto faltaba ya no puede más; sube y al llegar a la orilla en la barca se lamenta profundamente al saber que sólo le faltaba 1/2