Image Alt

Sembrando Esperanza

  /  Historias y anécdotas   /  MUERTE / VANIDAD DE LO QUE NO SEA DE DIOS

MUERTE / VANIDAD DE LO QUE NO SEA DE DIOS

Un sirviente del emperador Carlos V se moría después de muchos años de servir fielmente a su amo. Por haberlo tenido tanto tiempo a su servicio le tenía gran afecto y se dolió de verle por última vez en su vida. Querido amigo, dijo el empe­ra­dor, me has servido con tanta atención que sólo deseo poder darte algo a cambio. ¿Qué deseas? Estoy presto a concedérte­lo. ‑Si, respondió el moribundo. ‑¿Qué deseas? Preguntó el empera­dor. ‑ Dadme un día más de vida, sólo uno. ‑ Soy el más pode­roso monarca de la tierra pero eso que me pides no puedo dártelo. El moribundo respondió: “Ahora lamento el haber dedicado tanto tiempo a servir a un rey terrenal y tan poco en honrar a Dios.

 

Leave a comment