Image Alt

Sembrando Esperanza

  /  Pensamiento del día   /  SANTIDAD

SANTIDAD

Si quieres que Dios te conceda más fácilmente la humildad, toma por abogada y protectora a la Santísima Virgen. San Bernardo dice que María se ha humillado como ninguna otra creatura, y siendo la más grande de todas, se ha hecho la más pequeña en el abismo profundísimo de su humildad (León XIII).

Ved la humildad de la Virgen, ver su devoción: Y dijo María: He aquí la esclava del Señor. Se llama esclava la que es elegida como Madre, y no se llena de orgullo por una promesa tan sorprendente: porque la que había de dar a luz al manso y humilde, debió manifestar ante todo su humildad; llamándose a sí misma esclava, no se apropió la prerrogativa de una gracia tan especial, porque hacia lo que le mandaban (San Ambrosio).

Cuando más se abaja el corazón por la humildad, más se levanta hacia la perfección (San Agustín).

Solamente quien acepta los propios límites intelectuales y morales y se reconoce necesitado de salvación puede abrirse a la fe, y en la fe encontrar en Cristo a su Redentor (Juan Pablo II)

La humildad, como virtud especial, considera principalmente la sujeción del hombre a Dios, en cuyo honor se humilla sometiéndose incluso a otros (Santo Tomás Suma Teológica 2-2,q.161,a,1)

 

Porque la soberbia fue la raíz y la fuente de la maldad humana: contra ella pone (el Señor) la humildad, como firme cimiento, porque una vez colocada éste debajo, todas las verdad virtudes se edifican con solidez; pero si esta no sirve de base, se destruye en cuanto se levanta por bueno que sea (San Juan Crisóstomo, Homilía sobre San Mateo 15)

La humildad, maestra de todas las virtudes, es a la par, fundamento inconmovible del edificio sobrenatural, el don por antonomasia y la gracia más excelsa del salvador (Casiano)

La verdadera paciencia y tranquilidad del alma sólo puede adquirirse y consolidarse con una profunda humildad de corazón. La virtud que mana de esta fuente no tiene necesidad del retiro de una celda, ni del refugio de la soledad. En realidad, no les hace falta un apoyo exterior cuando está interiormente sostenida por la humildad, que es su madre y guardiana. Por otra parte, si nos sentimos airados cuando se nos provoca, es indicio de que los cimientos de la humildad no son estables (Casiano).

La fidelidad al amor de Dios es la máxima felicidad.

Por ello al responder a lo que Dios quiere de mí con fidelidad, seré feliz, no obstante me tenga uqe abnegar y luchar, ya que así estoy demostrando mi amor a Cristo.

Pedro infeliz al ser infiel en la negación. Juan feliz, el apóstol fiel, amado por el Maestro.-

Puedes recibir una muy buena Dirección espiritual, se te puede motivar emotivamente, pero cuando se pase el efecto,… todo seguirá igual.

Lo importante es escuchar todo a través de Dios y no de los hombres (predicadores), hasta que Él te lo enseñe cambiarán tus actitudes y formas de pensar y querer. Por ello escúchale activamente y velo todo a los ojos de Dios, a la luz de su

Voluntad que te llevará a ver que eso es lo que a ti te conviene, no obstante no te guste o te cueste, ver a la luz de Dios honestamente su formas de pensar y al compararte y verte a la luz de Dios, verás y te irás identificando con su forma de pensar. Las emociones pasan y puedes ir de emoción en emoción. Por tanto interiorizar la gracia de Dios para mantenerte en lucha continua, habrá dificultades, pero las superarás,

No engañarnos, “El que pone la mano en el arado y vuelve la vista atrás, no es digno de Mí”

 

Leave a comment