Image Alt

noviembre 2020

  /    /  noviembre (Page 5)

Hoy, jueves, 5 de noviembre de 2020 Primera lectura Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Fílipenses (3,3-8a): Los circuncisos somos nosotros, que damos culto con el Espíritu de Dios, y que ponemos nuestra gloria en Cristo Jesús, sin confiar en la carne. Aunque, lo que es yo, ciertamente tendría motivos para confiar en la carne,

Lunes, 2 de noviembre de 2020 Primera lectura Lectura del libro de las Lamentaciones (3,17-26): Me han arrancado la paz, y ni me acuerdo de la dicha; me digo: «Se me acabaron las fuerzas y mi esperanza en el Señor.» Fíjate en mi aflicción y en mi amargura, en la hiel que me envenena; no hago más que pensar

Domingo, 1 de noviembre de 2020 Primera lectura Lectura del libro del Apocalipsis (7,2-4.9-14): Yo, Juan, vi a otro Ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo; y gritó con fuerte voz a los cuatro Ángeles a quienes había encomendado causar daño a la tierra y al mar: «No causéis daño ni a la tierra

COMO SALUDAR A LA GLORIOSA VIRGEN Quiera el cielo que para satisfacer mi deseo de honrarte y de saludarte eternamente desde lo profundo del corazón, todos mis miembros se transformen en lenguas y lenguas en voces de fuego. Madre de Dios, quisiera poder dirigirte este saludo como pura y santa ofrenda de oración, en expiación de todas

Un frívolo estudiante recibió de un buen amigo un ejemplar de la sagrada Escritura. Al principio quiso tirarlo, pero después iba aprovechando sus hojas para liar sus cigarril1os. Pensaba en broma: «Haré que la palabra de Dios se disipe en humo.» Y así la iba quemando hoja tras hoja.     El evangelio de san Mateo, el de san

En la Basílica de la Navidad, mandada a construir por Santa Elena en el 326, sobre la gruta de Belén, se cuida la cuna de plata en la cual la Virgen puso a Jesús recién nacido. Tal cuna era formada en realidad de madera como habla el Evangelio, revestido de plata. A esta se refería San

Cierta mujer muy dada al vicio de la maledicencia pregun­tó a san Felipe Neri qué debía hacer para extirpar su mal hábito. El santo le contestó: - Ve al mercado y compra un pollo muerto, sin desplumar; después recorre las calles de la ciudad desplumando el pollo y, cuando hayas terminado, ven acá y te diré lo que

Nuestra personalidad seguirá siendo la misma; y nuestro cuerpo seguirá siendo el mismo que el de ahora, pero revestido de gloria y esplendor (1Cor 15, 35-44). Nuestros cuerpos en el cielo tendrán por tanto, características diferentes, pero seguirán siendo cuerpos y ocuparán un lugar, como ahora el Cuerpo glorioso de Cristo y el de la Virgen.