Image Alt

Pensamiento del día

  /  Pensamiento del día (Page 27)

COMO SALUDAR A LA GLORIOSA VIRGEN Ahora escucha también a devoto enamorado de tu nombre: "El cielo se regocija y la tierra se asombra, cuando digo: Ave María. Satanás huye, el infierno tiembla, cuando digo: Ave María. El mundo se vuelve despreciable, la carne repugnante, cuando digo: Ave María. Desaparece la tristeza y vuelve la alegría, cuando

COMO SALUDAR A LA GLORIOSA VIRGEN   Por consiguiente voy humildad y reverencia, con devoción y confianza, llevando los labios el saludo de Gabriel , que te dirigió suplicante: Saludo que repito con alegría, con la cabeza inclinada, por respeto y los abrazos abiertos con gran devoción, rogando que sea repetido en mi lugar cien, mil y más

CITAS DE LA SAGRADA ESCRITURA: Rom 6,22/ Rom 2,7/ Tit 3,7-8/ Cor 2/9/ Jn 17,3/ Lc 20,36/ Mt 18,10/ Cor 13,12/ Cor 3,8/ Cor 15, 41-42/ Cor 9, 6/ Rom 8, 18/ Sal 16,15/ Is 49,10/ Mt 13,43/ I Jn 3,2/ Mt 5, 12   Las almas que no tienen nada que expiar después de la muerte pasarán

Se dan grados según  dice a Escritura: Cuanto se ha reglado, dadle otro tanto de tormentos ( Apoc 18.7) Jesús dijo:  Id malditos al fuego eterno (Mt. 25-41) - Es de fe en el infierno se sufre el tormento de fuego. La Iglesia interpreta las palabras de Jesús en su sentido propio  y entiende un fuego real,

COMO SALUDAR A LA VIRGEN GLORIOSA Luego, si quiero realizar el intento de comprender tu gloria excelsa y saludarte dignamente desde lo íntimo del corazón, debo proceder con espíritu mucho más puro, porque los que pretender acercarse sin respeto a tu puerta, no obtienen gloria sin justa vergüenza. Por lo tanto, quien se aproxima a ti, debe

Es la privación eterna de la contemplación y goce de Dios. Nos es sumamente difícil hacernos cargo de esta pena, en la que consiste propiamente el infierno. Hemos sido creados para Dios. Y tenemos la prueba de ello en la nostalgia de una infinita felicidad. Mientras estamos aquí abajo nos esforzamos en distraer, ya que no

A fin de comprender aún mejor el misterio, el santo padre se refirió a tres parábolas con las que el mismo Jesús quiso explicar su segunda venida y el llamado Juicio final.  En relación a la parábola de las diez vírgenes (cf. Mt. 25,1-13), explicó que “el Esposo es el Señor, y el tiempo de espera de

“Una madre es algo tan grande y tan hermoso  que hasta Dios mismo quiso tener una…..María!”   Y como a Dios nadie le gana en generosidad, desde la cruz le da al mundo ese regalo tan grande y tan hermoso que es “La Madre”….nos regala a María, Su Propia Madre!… Podrá el mundo valorar alguna vez, la magnitud de

Este tiempo de espera, la “Parábola de los talentos”, nos enseña “la relación entre la forma en que usamos los dones recibidos de Dios y su retorno, de los cuales se nos preguntará cómo los hemos utilizado (cf. Mt. 25,14-30)”.  En referencia a esta enseñanza de Jesús, el Catequista universal advirtió que un cristiano que se cierra