Image Alt

Sembrando Esperanza

  /  Lecturas y reflexiones   /  Lecturas del Miércoles 07 Julio de la 14ª semana del Tiempo Ordinario

Lecturas del Miércoles 07 Julio de la 14ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis (41,55-57;42,5-7.17-24a):

En aquellos días, llegó el hambre a todo Egipto, y el pueblo reclamaba pan al Faraón; el Faraón decía a los egipcios: «Dirigíos a José y haced lo que él os diga.»
Cuando el hambre cubrió toda la tierra, José abrió los graneros y repartió raciones a los egipcios, mientras arreciaba el hambre en Egipto. Y de todos los países venían a Egipto a comprarle a José, porque el hambre arreciaba en toda la tierra. Los hijos de Jacob fueron entre otros a comprar grano, pues había hambre en Canaán. José mandaba en el país y distribuía las raciones a todo el mundo. Vinieron, pues, los hermanos de José y se postraron ante él, rostro en tierra.
Al ver a sus hermanos, José los reconoció, pero él no se dio a conocer, sino que les habló duramente: «¿De dónde venís?»
Contestaron: «De tierra de Canaán, a comprar provisiones.»
Y los hizo detener durante tres días.
Al tercer día, les dijo: «Yo temo a Dios, por eso haréis lo siguiente, y salvaréis la vida: si sois gente honrada, uno de vosotros quedará aquí encarcelado, y los demás irán a llevar víveres a vuestras familias hambrientas; después me traeréis a vuestro hermano menor; así probaréis que habéis dicho la verdad y no moriréis.»
Ellos aceptaron, y se decían: «Estamos pagando el delito contra nuestro hermano, cuando le veíamos suplicarnos angustiado y no le hicimos caso; por eso nos sucede esta desgracia.»
Intervino Rubén: «¿No os lo decía yo: “No pequéis contra el muchacho”, y no me hicisteis caso? Ahora nos piden cuentas de su sangre.»
Ellos no sabían que José les entendía, pues había usado intérprete. Él se retiró y lloró; después volvió a ellos.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 32,2-3.10-11.18-19

R/. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti

Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas;
cantadle un cántico nuevo,
acompañando los vítores con bordones. R/.

El Señor deshace los planes de las naciones,
frustra los proyectos de los pueblos;
pero el plan del Señor subsiste por siempre,
los proyectos de su corazón, de edad en edad. R/.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Gracias, Señor por este tiempo de oración. Ayúdame a poner a un lado todas mis distracciones. Necesito de tu fortaleza y de tu guía. Háblame, Señor, te escucho.

 

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Mateo 10, 1-7

En aquel tiempo, llamando Jesús a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias.

Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero de todos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan, hijos del Zebedeo; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el cananeo, y Judas Iscariote, que fue el traidor.

A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: “No vayan a tierra de paganos, ni entren en ciudades de samaritanos. Vayan más bien en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos”.

Palabra del Señor.

 

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Este Evangelio nos muestra a un grupo de hombres, muy diferentes entre sí, pero con un mismo fin: Cristo y la salvación de las almas, salvación que se anuncia por medio de su Palabra. Ahora, miremos este mismo contexto, pero en nuestros días, en nuestras realidades concretas; podemos ver cómo Jesús nos sigue llamando a cada uno de nosotros, con nombre propio y desde la vocación en la que cada uno se desenvuelve… pues sí, el llamado para anunciar el Reino de los cielos no se limita a sacerdotes, religiosas o religiosos, consagradas o consagrados; esta misión nos concierne a todos, pero no basta con anunciar un ideal o la idea de lo que en un futuro vendrá; el Reino de los cielos lo debemos empezar a vivir aquí en la tierra, entonces podemos preguntarnos: ¿Cómo anunciar y hacer presente este Reino del que Jesús nos habla?.

Es cierto que la vida cristiana está compuesta de muchos detalles que construyen, pero, para empezar, podemos decir que la respuesta la encontramos en 1Jn.4,16, donde dice: Dios es amor; y el que permanece en el amor, permanece en Dios, y Dios en él. Entonces, ¿amar es la respuesta? Sí, pero, antes de amar, debemos permanecer en el amor, dejarnos llenar de Dios, escucharlo, atenderlo; porque cuando hacemos esto, podremos entonces amar como Dios ama; amar sin esperar nada a cambio, amar sin ser egoísta, amar al otro; valorando sus virtudes, pero siendo paciente con sus defectos, así como Dios es paciente cada uno de nosotros. Cuando somos conscientes de cuán amados somos por Dios, nuestra única respuesta es devolver ese amor, que, por consecuencia, es difusivo, es decir, que se extiende a los demás.

Qué fácil se escucha esto, y decirlo, ciertamente, lo es, pero vivirlo, implica mucho más, implica sacrificio, entrega, deseo de vencer nuestro orgullo. Jesús tiene muy clara nuestra fragilidad, pero también tiene muy claro nuestro potencial, cuenta con nosotros, nos quiso hacer partícipes de esta misión, misión que debe ser emprendida por amor a Él y misión que debe renovarse cada día con nuestro «sí»; así como los santos lo hicieron día a día.

«Para ser fieles a nuestra llamada, a nuestra misión, san Pablo nos recuerda que el don se reaviva. El verbo que usa es fascinante: reavivar literalmente, en el original, es “dar vida al fuego” [anazopurein]. El don que hemos recibido es un fuego, es un amor ardiente a Dios y a los hermanos. El fuego no se alimenta por sí solo, muere si no se mantiene vivo, se apaga si las cenizas lo cubren. Si todo permanece como está, si nuestros días están marcados por el “siempre se ha hecho así”, el don desaparece, sofocado por las cenizas de los temores y por la preocupación de defender el status quo. Pero “la Iglesia no puede limitarse en modo alguno a una pastoral de “mantenimiento” para los que ya conocen el Evangelio de Cristo. El impulso misionero es una señal clara de la madurez de una comunidad eclesial”. Porque la Iglesia siempre está en camino, siempre en salida, jamás cerrada en sí misma. Jesús no ha venido a traer la brisa de la tarde, sino el fuego sobre la tierra.»

(Homilía de S.S. Francisco, 6 de octubre de 2019).

 

Diálogo con Cristo                          

Delante del sagrario, si puedo, o en mi habitación, estaré a solas contigo y te pediré crecer en el amor, sentir tu amor en mi vida, para transmitirlo y ser parte activa de tu Iglesia, no vivir pensando en un ideal, sino hacer presente esta realidad.

Propósito

Esta semana, me propondré crecer en la paciencia, buscaré ver el rostro de Cristo en aquella persona, que tal vez, me cueste un poco; seré incluso paciente con aquella situación en mi vida que la sienta como una cruz y trataré de descubrir qué me quiere decir Dios con esta situación; porque Dios no nos da nada que no podamos soportar y tampoco nos permite atravesar por cosas de las que no podamos aprender.

 

Leave a comment