Image Alt

Historias y anécdotas

  /  Historias y anécdotas

¿Queréis saber cómo. se juntan la gracia y el libre albedrío para llevar la carroza de la virtud bajo el yugo suave de la ley? Un día se cantaba en Roma aquella epístola en la que se describe la conversión por el apóstol san Felipe del eunuco de la reina Candaces. Asistía a la misa otro Felipe

Hace varios años vivía un joven en una ciudad. La vida le sonreía, y podía satisfacer todos sus caprichos. El oleaje le arrastraba, y él se dejaba llevar. Transcurrían sus años entre placeres y pecados, en la ociosidad y la insignificancia.. Fue uno de tantos en la serie de miles de inútiles de que el mundo

Una vez, un niño en cuya cara se notaba que estaba preocupa­do, acudió con su madre a la Iglesia. Y cosa rara en él, rezaba con atención. Su madre se figuró que estaba pidiendo algo importante a Dios. ‑"¿Qué estas pidiendo a Dios, Juan?" ‑"Que Pekín sea la capital de México, porque es lo que he

Cuéntese que el emperador pagano Alejandro Severo, natural­mente honesto, tuvo un día la oportunidad de tener entre sus manos un pergamino en el cual una pluma cristiana había escrito el Padrenuestro. Lo leyó lleno de curiosidad, y tanto le gustó que ordenó a los artífices de la corte fundir una estatua de Jesucristo de oro purísimo para

Era Navidad. En aquella casa se había puesto, siguiendo la costumbre extranjera, un árbol de Noel. Era un pino, sujeto a1 pavimento, de cuyas ramas colgaban en profusión dulces y juguetes. Los niños habían gozado inocentemente, escogiendo con ilusión los frutos del árbol. Pocos días después el padre y el niño de la casa se sentaron

El que quisiere ver cuánto ha aprovechado en este camino de Dios, mire cuánto crece cada día en humildad interior y exterior. ¿Cómo sufre las injusticias de los otros? ¿Cómo sabe dar pasada a las flaquezas ajenas? ¿Cómo acude a las necesidades de sus prójimos? ¿Cómo se compadece y no se indigna contra los defectos ajenos?

El emperador Trajano insultó a san Ignacio de Antioquía, a quien trató de demonio malo. Ignacio replicó: — ¡Que nadie llame demonio malo a un teóforo! (portador de Cristo). — ¿ Llevas, pues, tú al crucificado? — Sí; no hay lugar a dudas, yo llevo a Cristo dentro de mí. Trajano ordenó entonces: — Que Ignacio, quien se precia de llevar en

Todos los males que nos agobian en la tierra vienen precisamente de que no oramos o lo hacemos mal (Sto. Cura de Ars, sermón sobre la oración). Vuestro corazón es pequeño, pero la oración lo agranda y lo hace capaz de amar a Dios. La oración es una degustación anticipada del cielo, es un rebose del paraíso.

La oración es el reconocimiento de nuestros límites y de nuestra dependencia: venimos de Dios, somos de Dios y retornamos a Dios. Por tanto, no podemos menos de abandonarnos a Él, nuestro Creador y Señor, con plena y total confianza(